Entre otros datos interesantes de este  artículo de consenso que trae a luz nueva evidencia acerca del inicio de introducción al gluten, la duración de la lactancia materna y alimentos libres de gluten.

https://www.celiacosmadrid.org/docus/congresos/2013_aoecs_resumen.pdf

Vamos aclarando el panorama, la montaña tiene 2 caras. Hoy por hoy, este estudio en Austria afirma que si bien es cierto que vegetarianos ingieren menos alcohol no están más sanos que los carnívoros. De hecho, es lo contrario.

La balanza se equilibra para que comamos de TODO con moderación.

A continuación el vínculo:

http://atlanta.cbslocal.com/2014/04/01/study-vegetarians-less-healthy-lower-quality-of-life-than-meat-eaters/

 

 

Tomado de:
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2013/02/22/215907.php

En todos los manuales de farmacología existe un capítulo dedicado a las interacciones entre medicamentos para saber si deben espaciarse unos de otros y, en tal caso, conocer cuáles son. También hay información sobre los medicamentos que alteran la absorción de determinados nutrientes o que pueden provocar trastornos digestivos que favorezcan una desnutrición. Sin embargo, no es habitual encontrar información sobre cómo influyen los alimentos en la acción de un medicamento, ya sea para potenciar, disminuir o incluso bloquear su acción. De ello trata el siguiente artículo, que explica cuáles son los fármacos que interaccionan con más frecuencia con los alimentos, qué nutrientes influyen en el efecto de los medicamentos, cómo deben tomarse ciertos fármacos en relación con las ingestas y ofrece consejos prácticos para tener siempre a mano.

Las interacciones pueden prevenirse con una actuación conjunta del equipo de profesionales sanitarios
En un documento elaborado en 2011, el Ministerio de Sanidad advierte de que las interacciones entre medicamentos y alimentos pueden producir efectos negativos en la seguridad y eficacia del tratamiento farmacológico y, también, en el estado nutricional del paciente. No obstante, estas interacciones pueden prevenirse mediante una actuación conjunta por parte del equipo de profesionales sanitarios: médico, farmacéutico, dietista-nutricionsita y enfermero. En la actualidad existe un amplio consenso sobre la importancia de que los profesionales sanitarios estén familiarizados con las interacciones entre fármacos y nutrientes, y que además reciban una educación continuada para optimizar la terapéutica y mantener un estado nutricional adecuado del paciente.

Medicamentos que interaccionan con más frecuencia con los alimentos

Los fármacos más susceptibles de interaccionar con alimentos son los siguientes:

Fármacos con un margen terapéutico estrecho, es decir, cuya dosis terapéutica es próxima a la dosis tóxica, tales como warfarina, fenitoína, hipoglucemiantes orales, antihipertensivos, digoxina, contraceptivos orales o litio.
Medicamentos que tienen una curva dosis-efecto de gran pendiente, de forma que los cambios pequeños en la dosis producen grandes cambios en el efecto. Esto es muy importante en aquellas interacciones que reducen el efecto del fármaco.
Fármacos que para ser eficaces deben mantener una concentración en sangre sostenida. Este es el caso, por ejemplo, de los antibióticos, cuya eficacia puede comprometerse si durante el tratamiento no se mantienen unos niveles plasmáticos constantes.
Los grupos de población con un riesgo de interacciones más elevado deben recibir especial atención. Este es el caso de los ancianos, las personas de bajo peso corporal, las personas con insuficiencia renal y las mujeres embarazadas, además de aquellas personas con enfermedades crónicas -como cáncer o sida-, u que reciben tratamiento con anticoagulantes.

¿Qué alimentos o nutrientes influyen en el efecto de los medicamentos?

Dificultan la absorción de un medicamento:

Las proteínas: interfieren en la absorción de la L-DOPA, el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Si un paciente con esta enfermedad detecta que la medicación no hace el efecto esperado, debe eliminar las proteínas en el desayuno, el almuerzo y la comida (carnes, pescados, huevos, lácteos y legumbres sobre todo), y consumirlas solo en la cena.
La vitamina K: presente en coles, remolacha, lechuga, té verde, espinacas, guisantes, acelga, brócoli, coles de bruselas, y también en el hígado, limita la eficacia de los anticoagulantes orales.
Las grasas: disminuyen la eficacia de medicamentos que se emplean en el tratamiento del sida (zidovudina, indinavir y didanosina). Al igual que los alimentos ricos en vitamina K, las grasas también disminuyen la acción de los anticoagulantes orales. Una opción es tomar estos medicamentos en ayunas.
Los lácteos: reducen la absorción y la eficacia de varios medicamentos. Entre ellos, los antibióticos (tetraciclinas) y las penicilinas orales. También dificultan la absorción de los suplementos de hierro, cuando se prescribe en el tratamiento de anemias o en el embarazo, y de los laxantes que contengan magnesio. Por ello se recomienda que deben pasar al menos 2 horas entre el consumo de uno y otro.
Bloquean la acción de un medicamento:

El regaliz -también presente en chicles, bombones, cigarrillos o cervezas para mejorar su sabor- anula la acción de ciertos antihipertensivos, diuréticos y betabloqueadores.
La soja anula la acción del tamoxifeno, fármaco de acción antiestrogénica para la prevención del cáncer de mama.
El té, por su alto contenido en taninos, impide la absorción de los suplementos de hierro.
En general, los alimentos muy calientes.
Potencian la acción de un medicamento:

El ajo abundante en la dieta potencia la acción de los anticoagulantes orales (warfarina y acenocumarol), lo que aumenta el riesgo de hemorragias y sangrados.
El zumo de naranja aumenta la absorción de complementos de hierro para el tratamiento de la anemia y durante el embarazo. Se trata de un efecto beneficioso.
Provocan efectos adversos al coincidir con algunos medicamentos:

El zumo de pomelo produce reacciones de toxicidad al mezclarse con bastantes medicamentos: algunos utilizados para tratar la hipertensión, fármacos antirrechazo de transplantes, antihistamínicos e hipocolesterolemiantes.
La soja produce toxicidad cuando se consume junto con el haloperidol (para alteraciones del sistema nervioso) y la warfarina.
La tiramina (presente en quesos maduros como cheddar, azul, gorgonzola, camembert y brie, la cerveza, carnes ahumadas y embutidos, el vino tinto, los alimentos en escabeche, en conserva o marinados y los productos fermentados) reacciona con los antidepresivos como los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) y produce efectos vasoconstrictores, crisis hipertensivas, cefaleas intensas, náuseas y palpitaciones.
Disminuyen la acción de un medicamento:

El ajo reduce el nivel plasmático del saquinavir, utilizado en el tratamiento del VIH.
Cómo tomar ciertos medicamentos en relación con las ingestas

En ayunas:

Antiulceroso sucralfato (o dos horas antes de las comidas).
El hierro (o dos horas antes y después de las comidas). Lo ideal es tomarlo antes de irse a dormir.
Acompañados de alimento:

Los AINES (antiinflamatorios no esteroideos), porque producen irritación en el estómago.
Los antibióticos, cuyo suministro suele durar 7 días. Esa semana es aconsejable consumir abundante yogur con lactobacillus para recuperar la flora intestinal y vaginal, que nos protege ambos órganos. No obstante, es preciso espaciar la ingesta de yogur (lácteo) del momento en que se toma el antibiótico.
Nunca mezclados con alcohol:

Los antibióticos -en especial, el metronidazol y algunas cefalosporinas-. con el fin de evitar dificultad respiratoria, sudoración y vómitos.
Alimentos y medicinas: consejos para tener siempre a mano
Todo medicamento debe tomarse con abundante agua, al menos un vaso. Aumentar el volumen de líquidos mejora la absorción de los fármacos.
En general, acompañar el medicamento de algún alimento produce una mayor presencia de jugos gástricos y, por tanto, una mejor dilución.
“En ayunas” se considera como la ausencia de ingesta de alimentos durante al menos 1 hora antes y 2 horas después de la toma del medicamento.
“Alejado de las comidas” significa que debe hacerse 30 minutos antes de la comida o dos horas después de la misma.
“Con alimentos” significa tomar el medicamento durante la comida o inmediatamente después.
Evitar tomar medicamentos junto con bebidas gaseosas, zumos ácidos, café y té.
Para el uso correcto del medicamento son de gran utilidad la ficha técnica y el prospecto, ya que contienen información completa sobre el fármaco (sobre todo, en los epígrafes de Interacciones, Contraindicaciones, Advertencias y Precauciones).

Is it possible that both sides of this enormous problem can be treated with education?

Could it be the most difficult way to go?

Or may be in the long run, is it the best way to do it?

youtube to mp3

A continuación un vil copy and paste de un correo enviado por este maravilloso paciente que ha razonado perfectamente y ha tomado el poder de controlar su glicemia:

si, siempre antes de comer, y bueno tengo uno que me hice de cinco días, donde en cada comida me hice una toma antes  y una toma 2 horas después de cada comida; para eso también cree gráficos… eso lo hice debido a que en la ADA y en otras paginas donde explican que la glucosa post prandial es muy importante para conocer como el cuerpo reacciona a las comidas, como están trabajando los medicamentos y vigilar que tipos de comida nos causan más estragos; si bien es cierto que es algo molesto (por los pinchazos y andar el aparatito con uno), pero también es muy importante porque nos lleva a comprender y tomar decisiones con respecto a lo que  comemos, por ejemplo yo aprendí con esto que hay un cereal que aparentemente no tiene azúcar  es simple, sin embargo me hizo llegar a 220 la post prandial, y el siguiente día probé un cereal honney bran algo, no recuerdo, dulce con almendras RICOOOOO, y ese no me subió de 120 la post prandial, con lo cual cuando como cereal esa es una elección muy buena ya que me satisface el deseo por algo dulcito y no me ocasiona ningún problema en la glucosa😉 .

 

Bueno la desviación standard es para ver como se ha separado la glucosa del promedio general… para ver si se me ha ido la piscucha y cuando he tenido demasiados problemas cuanto es a lo que he llegado,  por ejemplo el promedio es de 103, y si le sumo los 23 entonces he andado en los mas altos como por 126, quiere decir que a lo largo del tiempo no se me ha disparado demasiado… esto me puede servir para ver como voy a ir saliendo en un examen de hemoglobina glicosilada la cual dice el promedio de glucosa en los últimos 2-3 meses.. este es muy importante ya que determina si me estoy dañando órganos a lo largo del tiempo o si solo he hecho dieta para ir a ver al medico.

Pues del plan no tengo mayores dudas, se parece al que me dejo hace algún tiempo, y como con las listas y el tiempo ya más o menos uno sabe que comer y que NO.

Claro que puede utilizar el cuadro; que mejor que la gente comprenda la importancia de las tomas de glucosa para las decisiones y para el buen  control, que comprendan que todo es por uno mismo por la salud y calidad de vida de uno… cuando uno miente, o no sigue la dieta, o como cosas que no debe a escondidas, no engaña ni daña a nadie más, sino a ellos mismos…… también, si mi poca experiencia ayuda a alguien, seria muy gratificante.

Saludos

PS: esta página me ha servido mucho, esta en ingles pero es muy buena, por si no la tiene http://www.diabetes-blood-sugar-solutions.com/2-hr-post-prandial.html
VH

Aquí una tabla de un paciente que decidió “tomar el toro por los cuernos” en cuanto a su tratamiento contra la diabetes. Ha querido aprender haciendo que ha logrado quitarse los medicamentos. Favor den un vistazo a su control glicémico:

A pesar que los atletas no viven en casas de ladrillo, más bien son unas ramadas que una fuerte ráfaga puede derribar. Tampoco tienen aire acondicionado, vehículo, tabletas androides y probablemente no han culminado una carrera técnica mas son héroes nacionales que alcanzaron el cuarto lugar a nivel mundial.

Es malo vivir con tanta limitación? Pues al parecer la respuesta no es un simple Si o un simple NO. El objetivo de este escrito es rescatar los aspectos de alimentación y nutrición positivos que favorecieron que les favorecido para alcanzar el éxito, los aspectos a valorar son:

  • Fuente de energía
  • Fuente de ácidos grasos
  • Tiempo de ocio

El acceso a alimentos es limitado. No tienen una gran capacidad de almacenaje y asumo que compran los alimentos que se producen localmente o lo que llega a los mercados de fin de semana y las tiendas de abasto. Su principal fuente de energía es a la vez su principal fuente de proteína: los frutos del mar. No existe una gran gama de opciones como lo podría ser la góndola del supermercado llena de opciones de cereal de desayuno.

El pescado tiene una muy buena composición de ácidos grasos esenciales sean estos “azules” , blancos o rojos. Son una buena fuente de minerales como el yodo, fósforo y calcio entre otros. Los ácidos grasos son los ideales para mantener una buena circulación y un buen equilibrio antiinflamatorio y de inmunidad.

Que hacen en su tiempo libre? Juegan football!!! Dudo que pasen sentados viendo televisión dentro de sus “casas” toda la tarde. Disfrutan, platican y siguen jugando football. Tienen una vida activa y eso después de haber estado pescando durante largas y agotadoras jornadas.

Cabe la pregunta: estuvieron desnutridos de pequeños? Muy probablemente, al observar  la diferencia de altura que existe entre los seleccionados de países desarrollados. Mas eso no les impidió alcanzar el éxito, llegaron muy lejos los seleccionados, la mejor selección que ha tenido nuestro país. Rompieron todas las expectativas, a pesar de toda adversidad.

También es válida la pregunta; si hubiesen tenido mayores oportunidades en cuanto a alimentación, nutrición y apoyo técnico, que habría pasado? Pues lo más probable es que hubiesen ganado el campeonato mundial.  Las dificultades marcan pero no determinan!! Adelante cuscatlecos, son admirados por todo el mundo!!!!!!