El consumo de un vaso de zumo (jugo o extracto puro) de sandía en cada comida y durante tres semanas podría disminuir la presión sanguínea según un estudio.

Investigadores de las Universidades de Texas, Nevada y Oklahoma publicaron un artículo que presenta al zumo de sandía como una nueva y prometedora fuente natural para tratar la hipertensión.

Dentro de la sandía se encuentra la citrulina. Esta es un componente de proteínas, un aminoácido presente en la pulpa y en la corteza de la sandía. La citrulina es materia prima para formar arginina que es un compuesto que dilata la pared de los vasos sanguíneos causando una disminución en la presión arterial.

El consumo de un vaso de jugo de sandía en cada comida y durante un periodo de tres semanas disminuyó la presión sanguínea. No se tuvieron buenos resultados con la administración de citrulina en forma de pastillas sino que con el jugo puro de sandía.

El color intenso de la sandía ofrece un valor agregado; investigadores americanos informan de que la sandía es también una fuente muy rica en licopeno (antioxidante presente en tomate) y que en este sentido, esta fruta podría rivalizar con el mismísimo tomate en la prevención del cáncer de próstata.

Otros estudios concluyen que puede ser de provecho para personas que padecen de obesidad y de diabetes tipo 2.

También existen estudios que le han llegado a merecer el nombre de “viagra natural” Científicos de la Universidad Texas A&M, revelaron que la sandía contiene nutrientes con un efecto similar al viagra, pues tiene efectos estimulantes en los vasos sanguíneos y en la libido.

Adaptado de:

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/adulto_y_vejez/2007/09/04/166499.php

http://www.salud.com/secciones/salud_masculina.asp?contenido=282778